"Tenemos memoria, tenemos amigos, tenemos los trenes, la risa, los bares, tenemos la duda y la fe, sumo y sigo, tenemos moteles, garitos, altares. Tenemos urgencias, amores que matan, tenemos silencio, tabaco, razones, tenemos Venecia, tenemos Manhattan, tenemos cenizas de revoluciones. Tenemos zapatos, orgullo, presente, tenemos costumbres, pudores, jadeos, tenemos la boca, la lengua, los dientes, saliva, cinismo, locura, deseo. Tenemos el sexo y el rock y la droga, los pies en el barrio y el grito en el cielo, tenemos Quintero, León y Quiroga y un bisnes pendiente con Pedro Botero. Más de cien palabras, más de cien motivos para no cortarse de un tajo las venas, más de cien pupilas donde vernos vivos, más de cien mentiras que valen la pena. Tenemos un as escondido en la manga, tenemos nostalgia, piedad, insolencia, monjas de Fellini, curas de Berlanga, veneno, resaca, perfume, violencia. Tenemos un techo con libros y besos, tenemos el morbo, los celos, la sangre, tenemos la niebla metida en los huesos, tenemos el lujo de no tener hambre. Tenemos talones de Aquiles sin fondos, ropa de domingo, ninguna bandera, nubes de verano, guerras de Macondo, setas en noviembre, fiebre en primavera. Glorietas, revistas, zaguanes, pistolas, que importa, lo siento, hasta siempre, te quiero, hinchas del atleti, gángsters de Coppola, verónica y cuarto de Curro Romero. Tenemos el mal de la melancolía, la sed y la rabia, el ruido y las nueces, tenemos el agua y dos veces al día, el santo milagro del pan y los peces. Tenemos lolitas, tenemos donjuanes; Lennon y McCartney, Gardel y LePera; tenemos horóscopos, Biblias, Coranes, ramblas en la luna, vírgenes de cera. Tenemos naufragios soñados en playas de islotes sin nombre ni ley ni rutina, tenemos heridas, tenemos medallas, laureles de gloria, coronas de espinas. Tenemos caprichos, muñecas hinchables, ángeles caídos, barquitos de vela, pobres exquisitos, ricos miserables, ratoncitos Pérez, dolores de muelas. Tenemos proyectos que se marchitaron, crímenes perfectos que no cometimos, retratos de novias que nos olvidaron y un alma en oferta que nunca vendimos. Tenemos poetas, colgados, canallas, Quijotes y Sanchos, Babel y Sodoma, abuelos que siempre ganaban batallas, caminos que nunca llevaban a Roma. Más de cien palabras, más de cien motivos para no cortarse de un tajo las venas, más de cien pupilas donde vernos vivos, más de cien mentiras que valen la pena..."

- J. Sabina -

- ÉRASE UNA VEZ...

"FLY ME TO THE MOON" - F. Sinatra -


"ESPERANDO LA LUNA" - Mireya Juárez -


"Érase una vez, un muchacho con los ojos más tristes que mortal alguno pudiera imaginarse y, sin embargo, con la sonrisa más alegre en la que pudiéramos pensar.

Encontróse el muchacho con la luna y ésta le preguntó:

- ¿Cuál es vuestro problema joven mortal?

- Preciosa luna, (contestóle el muchacho), no logro encontrar a mi amada y por eso es por lo que mis ojos no pueden mostrarse felices...

- Bien, (dijo la luna), pero lo que me parece muy extraño en vos, es esa sonrisa tan alegre que veo dibujada en vuestra faz, ¿no me habéis dicho que sentís tristeza por la pérdida de vuestra amada?

- Majestuosa luna, (volvió a apelar el muchacho), ¿es que acaso me estáis diciendo que me negáis el último sorbo de esperanza, que yo he depositado con gran amor en mis labios...?

- Perdonadme, (se disculpó la luna), pero es que yo perdí hace tanto tiempo esa esperanza de encontrarme con mi amado el sol...

El muchacho de la alegre sonrisa siguió su camino en busca de su amada y la luna quedóse pensativa intentando imaginarse a su amado, al mismo tiempo que las lágrimas le caían en forma de estrellas..."

- pez de ciudad - (1992)

2 comentarios:

-Pato- dijo...

Tenia razon el muchacho, mientras hay vida, hay esperanza mas si se trata de encontrar un amor, que mejor regalo que llegar con una sonrisa.

La luna deberia saber que el sol es un despistado y a veces amanece mas temprano y uno de estos dias le da una sorpresa y se encuentran.

Besos

pez de ciudad dijo...

Pato... en ocasiones el despiste es la mejor excusa para justificar la dejadez...

Besos